"Tenemos Sublime Protección en Cristo"
 

 Hoy hay muchos creyentes que nacieron y que desarrollaron su vida Cristiana desde pequeños, a la luz de unos principios sólidos y fundamentales, mientras que hay otras personas que son parte del mismo cuerpo de Cristo (La Iglesia) que desconocen por completo los principios mas básicos y fundamentales de la fe cristiana, mas sin embargo son parte del mismo cuerpo. Algo así pasaba en la Iglesia de Colosas (Colosenses).

La Iglesia en Colosas, se había plagado de filósofos y legalistas que trabajaban fuerte para persuadir de hecho a todos, pero más a todos aquellos que eran débiles. San Pablo debido a eso usa el capítulo 2 de su carta, para declararles a los hermanos que Cristo es suficiente en todo. Por lo que nosotros podemos declarar que "Tenemos sublime protección en Cristo" Colosenses 2:6-15.

Para estos funestos invasores, este mensaje no era claro y contundente, ya que para los filósofos y legalistas, Cristo era una especie de sombra allá en el fondo de ellos. Por lo tanto Cristo estaba ubicado entre los varios elementos del mundo que sirven como intermediarios ante Dios, o sea, Cristo era considerado uno mas. El filósofo es aquel que se la pasa toda la vida tratando de comprender lo que el sabe que no podrá comprender. Mientras que el legalista apoya su salvación en el mismo, más bien que en Dios.

Ante la creencia de esta gente desubicada, me pregunto: ¿En dónde queda el mensaje tan claro y vivo de Jesús, de San Juan 14:6? "Yo soy el camino (El único camino), Yo soy la verdad (La única verdad) y Yo soy la vida (La única vida), y nadie puede ir al Padre, si no es por mi". Siempre el enemigo a utilizado a personas sin escrúpulos par lucirse distorsionando el mensaje claro, vivificante y tonificante que tenemos. 

Nosotros sabemos que tenemos sublime protección en Cristo: Porque fuimos sepultados con Cristo en el bautismo y también resucitamos con él por la fe en la que Dios resucito a Cristo de entre los muertos. Por lo tanto somos justificados pues por la fe, porque la protección que recibimos, nos hace hijos y coherederos con Cristo. Porque por la resurrección, Cristo se hizo todo suficiente de tal manera que en él hay perdón de pecados y fuerza del espíritu para vencer todos los poderes del maligno.

Hermanos y amigos, si Cristo no hubiera resucitado vana fuera nuestra fe y nuestra predicación. Pero como él se levanto victorioso y triunfante, de la manera que recibimos a Cristo él Señor, así de esa misma manera andemos con él con firmeza y profundidad. Ya que somos considerados sus hijos, su pueblo, las ovejas de su prado, su especial tesoro y seguidores fieles de su palabra. Que como tal, debemos amarlo a él y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
Amén!

Visítanos, estamos en: 26410 Columbia Street - Hemet, CA 92544
 

                        angelena1@verizon.net